Así serán los camiones eléctricos del futuro

Tevva Motors y Nikola Motors acaban de revelar sus últimas propuestas: camiones eléctricos de autonomía extendida

La aerodinámica también juega un papel fundamental en la autonomía

Una de las posibles soluciones para el caso de los camiones y su contaminación en las ciudades es la de los llamados eléctricos de autonomía extendida -una solución ya vista en coches. Mover un camión con toda su carga únicamente por baterías es ahora mismo prácticamente imposible por el volumen que estas tendrían que tener. Pero como proponen los dos fabricantes mencionados una solución técnica más viable sería aquella de la autonomía extendida.

Es decir, camiones eléctricos que recargan sus baterías en el garaje y van tirando de ella mientras tienen carga y una vez se acaba utilizan un pequeño motor diésel –en estos dos casos- o gasolina para generar la energía necesaria para que el camión siga circulando.

En el caso del Tevva el camión que pesa 7,5 toneladas es capaz de recorrer 130 kilómetros en modo 100% eléctrico antes de que el motor diésel entre en funcionamiento. Una cifra que muy bien serviría para los recorridos diarios en ciudad.

Como se ve en el vídeo el Tevva ya ha hecho sus primeras pruebas en Londres

Nikola Motors

La otra opción es la de Nikola Motors y su Nikola Zero. Una bestia de 36.000 kilos de peso bruto también eléctrico de autonomía extendida pero que en este caso en lugar de contar con un motor diésel de apoyo lo hace con una micro turbina que funciona con gas natural comprimido (GNC). Una solución aún más barata y con la que extiende su autonomía hasta los 1.900 kilómetros.

El sistema está formado por seis motores -uno en cada rueda- y una caja de cambios de sólo dos velocidades que, además, de conformar una tracción total generan una potencia de casi 2.000 caballos y un par bestial de 5.000Nm.

La batería es un pack de 320 kWh formada por unas 30.000 celdas tipo 18650, como las usadas por Tesla. Para el repostaje de los depósitos de gas, se necesitan entre 15 y 20 minutos, tras los cuales el camión está de nuevo listo para regresar a la carretera.

El salpicadero del Nikola muestra todos los parámetros de uso

Según el fabricante, mientras que el consumo de un camión convencional ronda los 47 litros cada 100 kilómetros, el Nikola Zero puede lograr a una cifra de entre 11 y 23 litros a los 100 kilómetros.

A esto se añaden otros beneficios, hay que añadir un coste de mantenimiento de menos de la mitad, más espacio en la cabina.

Aunque todavía queda empezar la producción real la marca ya ha dado un precio que sitúa entre los 350.000 y 415.000 dólares según el equipamiento y se ha puesto en marcha una promoción para los primeros 5.000 pedidos según la cual recibirán combustible gratis para los primeros 1.6 millones de kilómetros.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags